El parto en el agua, el agua en el parto (alivio natural del dolor de parto 5)

El parto en el agua puede ser un buen método para aliviar el dolor en el parto. Por ello en muchos centros hospitalarios están instalando bañeras de parto donde la mujer puede sumergir el cuerpo. Aunque en la mayoría de centros estas bañeras no están disponibles,

El parto en el agua

Imagen tomada de wikipedia

en muchos sí tienen duchas que aunquen no proporcionan el mismo confort, también pueden ser utilizadas para relajar y calmar las molestias. Para los partos en casa se suelen utilizar piscinas especiales fabricadas con ese fin, con el suelo hinflable para hacerlas más cómodas y los laterales anchos para que se puedan acomodar la matrona y otros acompañantes. En Estados Unidos algunas parejas llevan las bañeras de parto portátiles al hospital, después de haberlo pactado con el personal del hospital e incluso existe una organización  que les ayuda con los pasos previos, a tratar con el personal médico e incluso cambiando los protocolos hospitalarios.

¿Por qué  el parto en el agua es menos doloroso?

El agua produce un efecto analgésico por varios motivos: favorece la relajación y cuando el cuerpo está relajado las contracciones duelen menos; la posición es más cómoda, ya que la flotabilidad compensa la fuerza de la gravedad y las piernas pueden descansar; el agua hace más improbable que actúen las hormonas del estrés adrenalina y noradrenalinas y así fluye la oxitocina y las endorfinas, con lo que el tiempo de dilatación se acorta y el cuerpo produce su propia analgesia. El tacto y la temperatura del agua estimulan los nervios bloqueando parcialmente los impulsos de dolor que llegan al cerebro.

El agua relaja los músculos perineales y los tejidos de la vulva y el perineo, reduciendo el riesgo de lesiones en la zona.

Como beneficio indirecto, el personal médico tiende a dejar a las mujeres más a su aire cuando están en la ducha o en la bañera y se realizan menos intervenciones como episiotomías o colocación de la vía de suero.

Cosas a tener en cuenta

El agua debe estar a temperatura corporal, ya que una temperatura elevada puede subir la temperatura corporal de la madre y acelerar el ritmo cardiaco del bebé. Si está demasiado fría provocará temblores y secreción de adrenalina.

La mujer puede usar el agua como calmante en cualquier momento del parto, pero se recomienda esperar a que las contracciones sean regulares y seguidas para que la relajación no pare el parto. Una vez el parto activo ha comenzado el agua no ralentizará el proceso. Algunas mujeres que pasan la fase de dilatación en el agua sienten una imperiosa necesidad de salir de ella en la etapa de transición. Esto se debe a la subida de adrenalina y es perfectamente normal. Otras sin embargo permanecen con el cuerpo sumergido y el bebé nace en el agua.

Posiciones y tips

Duchas:

Se puede pasar parte o toda la dilatación en la ducha. No ofrece todas las ventajas de la bañera pero aún así el agua templada actúa también en este caso como un analgésico local y relajante eficaz. Puedes entrar en la ducha con tu pareja y sujetarte de su cuello mientras te acompaña en el balanceo de tu cuerpo, o bien te sujeta desde tu espalda.  Si el plato de ducha es lo suficientemente grande se  puede introducir la pelota de dilatación para adoptar una postura cómoda: sentada sobre ella o de rodillas con los brazos y la cabeza sobre la pelota mientras tu pareja dirige el chorro del agua donde lo necesites, por ejemplo la parte baja de la espalda.

En la bañera:

En la bañera de parto se consigue un gran alivio del dolor, y la mayoría de las mujeres que la emplean no requieren de anestesia adicional. Se puede utilizar una gran variedad de posiciones: en cuclillas, de rodillas, flotando boca arriba o boca abajo…

En un parto en el agua los acompañantes deben cuidar de que la mujer se mantenga hidratada y fresca, que su temperatura no suba. Si elige ponerse de rodillas se puede colocar una manta, toalla o similar en el fondo para que esté más cómoda.

Otros artículos de la serie de alivio no farmacológico del dolor de parto son:

1. Inyecciones de agua estéril en el rombo de Michaelis

2. Vocalización en el parto y canto carnático

3. Acupuntura para el dolor de parto

4. El masaje durante el parto

 

email

Entradas relacionadas:

Suscríbete a nuestro boletín!
Apúntate a nuestra lista para no perderte las novedades del blog y ofertas exclusivas. Cada semana una oferta nueva única para suscriptores. Nunca nunca nunca te enviaremos spam. ¡Es gratis!
Esta entrada fue publicada en Embarazo y parto y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario