¿Conseguimos el parto que deseamos? Analizando la encuesta

He comenzado a analizar la encuesta que hice hace unas semanas por la tercera pregunta. El enunciado decía ¿conseguiste tener el parto que deseabas? 76 mujeres respondieron a la partoencuesta, algunas de ellas no contestaron a esa pregunta pues todavía estaban embarazadas. En las que contestaron, muchas me cuentan la experiencia que han tenido en en sus partos, la mayoría en uno, algunas en dos partos y pocas en tres. Entre las respuestas hay historias preciosas y otras de auténtico terror.

En total he contabilizado 84 partos. Los he dividido en cuatro grupos: los partos que no pudieron ser como la mujer lo deseaba por causas médicas, los que fueron “casi” como la mujer quería, los que sí cumplieron las expectativas y los que son un “no”, por diferentes motivos, pero la mayoría señalan en trato del personal sanitario y las intervenciones innecesarias. Los resultados son:

No conseguí el parto que quería por causas médicas: 11

Sí conseguí que mi parto fuera una buena experiencia: 26

Mi parto no fue mal, digamos que “casi”: 12

No fue el parto que esperaba, por motivos no-médicos: 32

Es decir, quitando las que fueron por causas médicas (aunque esas causas médicas habría que analizarlas, pues puede ser que en más de uno las complicaciones fueran iatrogénicas), un gran porcentaje de las mujeres no consiguió el parto que quería por motivos como: las matronas tenían prisa, me hicieron la maniobra de Kristeller, hubo demasiadas personas en mi parto, el trato fue pésimo….

Yo soy consciente de que esta encuesta no tiene valor estadístico por varios motivos. En primer lugar la muestra es muy pequeña y en segundo el sesgo no es identificativo de la sociedad. Muchas de las mujeres que contestaron conocen mi blog a raíz de informarse sobre el parto respetado  y el porcentaje de las que han tenido partos en casa es muchísimo más elevado que el de la sociedad general. Aún así, da para pensar y alarmarse, de que aunque se está avanzando en mejorar los protocolos de atención, casi la mitad de las experiencias son negativas, y la mayoría de ellas son a causa de protocolos desfasados y violencia obstétrica.

Destaco que hay muchas mujeres coinciden en que su primer parto no cumplió sus expectativas pero el segundo sí, y que la clave del cambio fue la información. Hay que buscar la manera de , a la vez que se cambian los protocolos y el personal sanitario toma consciencia del daño que se hace en los paritorios, cada vez más mujeres lleguen plenamente informadas a su primer parto.

email

Entradas relacionadas:

Suscríbete a nuestro boletín!
Apúntate a nuestra lista para no perderte las novedades del blog y ofertas exclusivas. Cada semana una oferta nueva única para suscriptores. Nunca nunca nunca te enviaremos spam. ¡Es gratis!
Esta entrada fue publicada en Embarazo y parto. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario