Provocar el parto: 14 alternativas a la inducción

El sábado una lectora me preguntó en un comentario en esta entrada si hay alguna forma de provocar el parto naturalmente, cuando se acerca o sobrepasamos la semana 42, para

provocar el parto semana 42

Imagen tomada de https://www.flickr.com/photos/mahalie/154017720/

evitar una inducción con oxitocina. Hay que recordar que entre un 5% y un 10% de los embarazos se prolonga hasta pasadas las 42 semanas. Si este es vuestro caso os recomiendo en primer lugar leer este artículo sobre las fecha probable de parto y por qué no son fiables. Sólo entre un 1% y un 4% de los embarazos llega o sobrepasa la semana 43. Aquí os dejo una lista de las acciones que podéis probar, aunque la eficacia de algunos no está probada y varía en diferentes mujeres.

Provocar el parto naturalmente

1. Caminar: Los largos paseos parece que ayudan a que se desencadene el parto cuando este ya es inminente. La fuerza de la gravedad y la presión del bebé en la zona perineal pueden provocar contracciones

2. Mover el útero: parece que la vibración del útero al moverse puede provocar el parto. Por lo tanto acciones como subir escaleras, bailar o sentarse rebotando en la pelota de dilatación pueden ayudar a conseguir que el útero se contraiga y que se desencadene el parto.

3. Risa. Por el mismo principio de mover el útero se recomienda reír: con las carcajadas los músculos abdominales se activan y pueden “contagiar” al útero. Una buena película de risa o un monólogo de tu cómico favorito puede ayudar.

4. Infusiones de algún estimulante del útero, como canela o comino. Se deben hacer bien cargadas y tomar antes de cada comida. El té de hojas de frambueso se usa para fortalecer el útero pero no funciona para provocar el parto.

5. Los alimentos picantes provocan movimientos intestinales que podrían inducir al útero a comenzar con las contracciones. Algunas matronas también recomiendan la ingesta de chocolate.

6. Relaciones sexuales. Las prostaglandinas contenidas en el semen facilitan el inicio del parto. Además el orgasmo de la mujer hace vibrar el útero y provoca una gran relajación, y se produce oxitocina, factores todos positivos para provocar el parto.

7. Reflexología podal. La parte a estimular sería la correspondiente al útero, bajo los tobillos. Se puede estimular ese punto con presión o masajearlo con pequeños movimientos circulares. Es necesario que la mujer esté relajada.

8. Acupuntura. Sobre esta es una de las pocas técnicas que se han hecho estudios para Acupuntura para provocar el partoverificar su utilidad. Algunos dicen que es efectiva y otros que no, pero siempre son muestras pequeñas y no muy fiables. Se aplica en el un punto en la mano (Hegu LI-4 ) y otro en la pierna (Sanyinjiao SP-6) y se dejan las agujas durante 20 segundos. Personalmente he visto casos que ha ayudado a que provocar el parto, pero claro, una vez pasada la semana 41-42 no se puede saber con exactitud cúal fue el detonante.

9. Acupresión. Es una técnica de la medicina tradicional china que consiste en aplicar Acupresión para provocar el partopresión con los dedos en determinados puntos para equilibrar la energía vital (Qi) Se utilizan en este caso los mismos puntos que en la acupuntura, a los que se puede añadir Ciliao BL-3, un punto que se encuentra en la baja espalda, entre los hoyuelos y por encima de los glúteos. También se pueden hacer masajes circulares en esos puntos.

10. Algunas matronas recomiendan aceite de onagra para provocar el parto, pues el ácido linolénico que contienen es precursor de las prostaglandinas .

11. Relajación y haptonomía. Buscar tiempo y espacio para relajarse y conectar con el bebé es muy beneficioso. Las emociones maternas se transmiten al bebé con lo que debemos transmitirle que ya es el momento de nacer. En toda relajación se favorece la secreción de oxitocina y endorfinas. Se puede buscar momentos de relax piel con piel con nuestra pareja o hacer otras actividades que nos relajen: yoga, escuchar música, un baño templado…

12. La hierba luisa o melisa parece favorecer las contracciones uterinas, pero no es recomendable ingerirla pues puede causar daños al feto. Por eso se puede hacer una gran cantidad de infusión de esta hierba y hacer un baño con ella.

13. Estimular el pezón. Al estimular el pezón se consiguen contracciones en el útero y por tanto una inducción natural del parto. Se debe hacer desde la relajación y alternando los pechos para no irritarlos.

14. Aceite de ricino. El aceite de ricino es muy potente y bastante eficaz para inducir el parto, pero debería ser usado sólo como último recurso antes de una inducción, ya que es un potente laxante. Los movimientos intestinales  provocan contracciones uterinas, pero el aceite de ricino provoca también diarreas y vómitos. Se toma entre 40ml y 50ml del aceite, pudiéndolo tomar solo o mezclado con algún zumo o batido, ya que el sabor es desagradable. Al cabo de unas horas el estómago se vacía y las contracciones comienzan, en la mayoría de ocasiones esto desencadena el parto, aunque también hay casos en los que tras un rato las contracciones se van debilitando hasta pararse.

Otros métodos para inducir el parto sin usar oxitocina.

Si ninguno de los métodos naturales funciona todavía se puede hablar con la matrona para intentar otras soluciones antes de la inducción con oxitocina. La oxitocina sintética es un medicamento muy potente, provoca contracciones muy seguidas y dolorosas y tiene riesgos. Como uno de los riesgos es la pérdida de bienestar fetal, la administración de oxitocina va unida al monitor fetal contínuo, lo que implica que la madre deba estar tumbada boca arriba. Por tanto, es recomendable intentar otros métodos como último recurso. La maniobra de Hamilton o separación de membranas. Si bien siempre es señalada como una intervención no recomendada, esto es porque a menudo se hace de rutina en las últimas semanas del embarazo. Pero si hay motivos para desear el fin del embarazo puede utilizarse para provocar el parto. La matrona introduce los dedos en la vagina de la mujer y separa la bolsa de líquido amniótico del cérvix. Se siente como un tacto doloroso y normalmente el parto se desencadena a las pocas horas.

Gel de prostaglandinas. Normalmente las inducciones médicas se comienzan aplicando un gel de prostaglandinas en el cuello del útero. En ocasiones si está lo suficientemente maduro y el equipo médico está dispuesto a esperar, este gel es suficiente para provocar el parto.

Quiero recordaros que hay profesionales que tras la semana 42 optan por intensificar el control del embarazo para asegurarse de que todo va bien, pero sin inducir con oxitocina cuando no hay un motivo médico. Nunca es tarde para buscar uno de estos profesionales y requerir una segunda opinión.

Por último os recomiendo leer, además del artículo sobre fechas probables de parto que os recomendaba al principio del post, también éste de la comadrona Inma Marcos sobre gestaciones prolongadas.

email

Entradas relacionadas:

Suscríbete a nuestro boletín!
Apúntate a nuestra lista para no perderte las novedades del blog y ofertas exclusivas. Cada semana una oferta nueva única para suscriptores. Nunca nunca nunca te enviaremos spam. ¡Es gratis!
Esta entrada fue publicada en Embarazo y parto y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Provocar el parto: 14 alternativas a la inducción

  1. Mer dijo:

    ¡Muchas gracias! Para mí es importante evitar en lo posible la medicalización de mi parto, y no me gustaría que me pusieran un gotero de oxitocina. Llegado el momento, si supero la FPP, empezaré a utilizar estos métodos (con prudencia y suavidad). Creo que se habla de inducción normalmente en la semana 42. Si es necesario inducir, prefiero este tipo de inducción natural. Mi madre fue inducida con oxitocina en todos sus partos…

Deja un comentario