Maniobra de Hamilton: no te bajes las bragas.

En los últimos meses he tenido cuatro casos cercanos de mujeres que han planeado su parto en la misma clínica y a todas les han realizado la maniobra de Hamilton sin preaviso ni consentimiento, sin haber alcanzado la fecha probable de parto (FFP), y los maniobra de hamilton o separacion de membranascuatro partos han acabado en cesárea.  Esto no ocurre sólo en esta clínica, sino que lamentablemente es una costumbre muy extendida, a pesar de que no tiene ninguna base científica que apoye su uso. Es indignante que las mujeres que acuden al ginecólogo para los controles normales en las últimas semanas del embarazo no puedan ponerse en sus manos y confiar que no les van a hacer ninguna intervención innecesaria. A día de hoy el mejor consejo que se le puede dar a una embarazada en las últimas semanas del embarazo es : “infórmate y no te bajes las bragas”.

¿Qué es la maniobra de Hamilton?

La maniobra de Hamilton, separación de membranas o, como algunos obstetras la llaman, el “meneíto”, consiste en introducir los dedos en la vagina de la mujer y despegar la bolsa amniótica de las paredes del cuello del útero. La sensación es la de un tacto doloroso y puede ir acompañado de sangrado en el mismo momento o en las horas posteriores. Esto promueve la liberación de prostaglandinas, que provocan contracciones e inician el parto. En un alto porcentaje de las mujeres el parto se desencadena entre 24 y 48 horas después de la manipulación, y en muchos casos se comienza con contracciones irregulares tras sólo unas pocas horas. En muchos casos la maniobra de Hamilton no surte efecto y a menudo se repite en la siguiente consulta si no se ha desencadenado el parto.

Algunos obstetras relizan rutinariamente la maniobra de Hamilton a embarazadas a partir de la semana 38, sin ninguna indicación médica y sin consentimiento, cuando las mujeres acceden a un tacto vaginal.

Por qué decir que no a la maniobra de Hamilton

La maniobra de Hamilton es dolorosa, puede producir sangrado y calambres y no aporta absolutamente ningún beneficio a la madre ni al bebé. Los calambres pueden comportar que la madre duerma peor por las noches cuando tiene que estar preparándose para el parto.

Recordemos que el parto se produce cuando el bebé esté preparado para nacer, y no hay ningún motivo para intentar cambiar eso en un embarazo normal. La mayoría de mujeres tiene a sus bebés en la semana 41 de gestación y sólo un 3% de los embarazos se prolonga más allá de la semana 42.

Aunque no hay estudios que lo prueben mi experiencia personal me dice que muchas mujeres a las que le hacen una maniobra de Hamilton ingresan en el hospital en el plazo de pocas horas y acaban acelerando el parto con una inducción con oxitocina sintética. El 70% de las inducciónes en primíparas terminan en cesárea.

La maniobra de Hamilton está desaconsejada por la Organización Mundial de la Salud

Cuando es conveniente la maniobra de Hamilton

Se puede optar por la maniobra de Hamilton como último recurso antes de una inducción justificada por una causa médica. Es decir, si pasa algo al bebé o a la madre que se sale de la normalidad y puede suponer un problema médico que el bebé permanezca durante más tiempo dentro del útero.

 

¿No bajarme las bragas? Los tactos en el embarazo

Aunque puede parecer un consejo radical, el no bajarse las bragas al final del embarazo es una decisión totalmente justificada. Los tactos en las últimas semanas de gestación no aportan ninguna información útil. Ni nos dicen absolutamente nada sobre el estado del bebé ni los datos sirven para predecir cúando se desencadenará el parto. En un embarazo normal no hay ninguna razón para hacer tactos. Más información aquí.

tactos

Hospital Clínico San Cecilio de Granada
email

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en Embarazo y parto y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Maniobra de Hamilton: no te bajes las bragas.

  1. Tania dijo:

    Eso digo yo. Si no aportan nada para que se hacen.

  2. elisana dijo:

    Es una cosa que me entra dudas sobre el tacto, porque en mi primero embarazo, en España, no me hicieron, nehum tacto, pero ahora vivo en Alemania i desde el 1 dia que entre en la consulta, el ginecólogo me hace el tacto en cada visita, i en el libro del embarazo, poner examen vaginal, son protocolo diferentes, estoy de 36 semana i me sigue haciendo el tacto i apuntando en el libro

    • Marina dijo:

      Puedes preguntarle para qué te hace el tacto y decidir por ti misma si quieres que te lo hagan o no. Muchos ánimos

Deja un comentario