Cuando el pediatra se carga tu lactancia

pediatra y lactanciaLa gran debacle de la lactancia materna en las últimas décadas se debe en gran parte a la comunidad médica, especialmente a los pediatras. Hala, ya lo he dicho. Otro de los factores decisivos ha sido un feminismo mal entendido, fomentado por grandes poderes económicos, que por una parte ha convencido a muchas madres de que dar el pecho es una esclavitud o de que es incompatible con trabajar fuera de casa,  y por otra ha concienciado a la sociedad de la bondad de las leches artificiales. Realmente han hecho un trabajo estupendo, porque en pocas décadas se ha llegado a una sociedad donde casi ningún bebé era amamantado más allá de los seis meses. Si bien las cosas están cambiando, todavía hay que tener mucho cuidado con las recomendaciones que nos dé el médico de nuestros hijos.

pediatra y lactancia

Congreso de nutrición pediátrica patrocinado por Nestlé en México

Las grandes empresas han buscado los aliados que necesitaban para vender sus productos en los pediatras, que han actuado de enlace entre los fabricantes de leche artificial y las madres. Nunca los niños sanos habían tenido tal cantidad de revisiones, que se han aprovechado para dar pautas que conducen al fracaso de la lactancia y de paso recomendar la marca que patrocinaba a cada médico. Durante décadas ha sido común que estas marcas esponsorizaran grandes “congresos científicos” a los que invitaban a los médicos y a sus familias, normalmente en lugares exóticos como el caribe y donde se daban a conocer sus productos nuevos entre los pediatras. Al volver de esas vacaciones pagadas los pediatras han promovido estos productos entre las madres. Aunque ahora estas prácticas están prohibidas, todavía se ven en las consultas pediátricas, tanto públicas como privadas, graves violaciones de la ley como el ofrecer muestras de leche de fórmula o tener la publicidad colgada en las paredes.

También las asociaciones de pediatría, como la española AEPED, se han vendido sin escrúpulos a marcas de nutrición infantil (puedes leer el artículo de Claudia Pariente sobre esto), razón por la cual el Comité de Lactancia Materna de dicha asociación dimitió en pleno hace pocos meses. Incluso en la reconocida revista Anales de Pediatría se ha incluyó un anuncio de Nestlé, que recomendaba la leche de fórmula en bebés nacidos por cesárea.

Cómo el pediatra se carga una lactancia

Es muy fácil arruinar una lactancia desde el papel de autoridad subjetiva que poseen los pediatras. Las madres, desconocedoras del tema, rodeadas de una sociedad que ha perdido la lactancia materna hace una o dos generaciones, está dispuesta a buscar y aceptar el consejo del profesional.

Para arruinar una lactancia en los primeros días y semanas basta con dar pautas que vayan en contra de la lactancia a demanda, que es la única manera de establecer una lactancia exitosa. Para asegurarnos que la lactancia fracasará (porque hay niños que siguen mamando aún con las pautas absurdas de estos pediatras) podemos introducir más o menos sutilmente la inseguridad en la madre. Por ejemplo regalando una muestra o haciendo una receta “por si se queda con hambre”. Recuerdo que para que la lactancia sea exitosa,  si el bebé se queda con hambre basta dar más teta y seguir los consejos correctos.

En resumen, para hacer fracasar una lactancia  el método más usado ha sido: “dale cada tres/cuatro horas”, “dale 10 minutos de cada pecho”, “si llora entre tomas ponle chupete”, “por la noche a esta edad ya no debería tomar”, “las leches artificiales también son muy buenas”… Eso sí, todo esto después de decir que eres pro-lactancia materna porque ningún pediatra dirá nunca que la leche artificial es mejor.

Un ejemplo de un pediatra arruinando una lactancia

No hace falta -desgraciadamente- viajar en el tiempo para ver este tipo de casos. Estos días el Centro Mímame, de Salamanca, colgaba en su muro de facebook una foto que les había remitido una cliente con las pautas recetadas por su pediatra, en el alta hospitalaria tras el parto, con un bebé de 24 horas de vida.

pediatra y lactancia

Es decir un bebé sano, nacido el día anterior, ya le decimos que se ponga “un máximo de 10 minutos entre los dos pechos”. Si todavía no ha aprendido a mamar, está bastante claro que ese tiempo va a ser insuficiente para establecer la lactancia correctamente. Entonces añade la receta de la leche artificial, especificando la marca y las recomendaciones. Si esta madre no tiene ningún otro tipo de información sobre lactancia porque confía -como debería ser lo normal- en el profesional, sus probabilidades de tener una lactancia exitosa con esas pautas son bastante bajas.

Qué “curioso” que la marca especificada pertenezca a Nestlé, una empresa conocida por causar miles y miles de muertes infantiles en países en vías de desarrollo utilizando técnicas deshonestas para introducir sus productos en detrimento de la lactancia materna, en comunidades donde el agua para preparar biberones no siempre es salubre, y el pobre nivel económico de sus gentes hace que estos biberones se preparen con concentraciones inadecuadas, provocando gravísimos problemas de nutrición en los bebés que de otra manera hubieran sido amamantados.  Estas prácticas incluyen, además de comprar pediatras, el disfrazar a su personal de médicos y enviarlos a aldeas para instruir a las familias sobre cómo las leches artificiales son “mejores para el bebé” y garantizan tener “bebés más inteligentes”. Para más información sobre esto podéis ver la serie de documentales “formula for disaster” en youtube. No sólo en el tercer mundo ha empleado Nestlé (y otras grandes compañías de nutrición infantil) estas técnicas. A pesar del lavado de imagen que está intentando en los últimos años, sus actuaciones en los países industrializados también han dejado mucho que desear en términos éticos.

No obstante, queriendo pensar bien de los profesionales, podemos suponer que no todos los pediatras están comprados por grandes marcas, sino que muchos dan estas pautas porque realmente creen que son las correctas. Hay que recordar que los pediatras NO estudian ( o al menos no hasta hace unos años) la lactancia materna durante su carrera universitaria. Los pediatras son médicos especializados en las enfermedades del niño, y si algunos saben de lactancia materna -que obviamente los hay- es porque han escogido formarse por su cuenta. Tradicionalmente han sido las matronas las que se han ocupado de aconsejar a las mujeres en el periodo de lactancia pero he de decir que, aunque hay muchas y muy buenas profesionales, todavía es común entre las matronas de la sanidad pública una formación insuficiente en el tema de la lactancia. Las profesionales de la lactancia materna son las IBCLC, y otra opción son las asesoras de lactancia,  expertas en lactancia con formación específica y práctica en los grupos.

Un testimonio de una madre

Copio también un comentario recibido en facebook. Por desgracia son muchos los mensajes que me llegan de este tipo, y muchas las madres que acuden a grupos de lactancia con bebés de corta edad que relatan este tipo de historias, y que buscan recuperar una lactancia que les han robado los profesionales en los primeros días.

“En la clínica Bofill de Girona hay un pediatra que sigue ordenando poner al bebé recién nacido un máximo de 5 minutos en cada teta cada 4 horas y si se queda con hambre pedir a las enfermeras un “bibi”… Cuando, extrañada, pregunté a la enfermera de turno, me dijo “No le hagas caso, pon al bebé cada 3 horas”. Luego vino otra y me dijo que si no había mamado en las primeras 12 horas tendrían que ponerle glucosa. Luego otra, al verlo mamar, dijo que me sujetara el pecho para no taparle la nariz porque se podía asfixiar…
Es cierto que cuando vino una comadrona a las 30 horas de haber parido para ver si se “enganchaba” bien, me recomendó no hacer caso a todo lo escuchado. Entonces agradecí haber leído a Carlos González durante el embarazo porque de lo contrario, quizá no hubiera podido establecer la lactancia con Marc con tanto despropósito”

¿Cómo no se va a quedar con hambre un bebé al que sólo se le deja mamar 5 minutos cada 4 horas? Aunque un bebé de meses puede vaciar un pecho en ese tiempo, un recién nacido que está aprendiendo necesita muchísimo más tiempo para obtener el alimento que precisa. ¿No tendríamos nosotros hambre si sólo pudieramos comer un tentempié cada 4 horas? ¿En qué se basa esa absurda recomendación?

Sólo quiero recordar una vez más: LA LACTANCIA MATERNA SE DA A DEMANDA, sin horarios, sin límite de tiempo, de día o de noche, sin esperar a que el bebé llore, haya pasado tres horas desde la última toma o diez minutos, diga lo que diga tu pediatra, la enfermera, la matrona, tu madre o tu suegra. Es normal que los bebés no aguanten tres horas, casi ningún bebé aguanta ese tiempo en cada toma, porque la leche materna se digiere fácil y rápidamente. No significa que se quede con hambre porque tu leche sea mala. Si crees que hay algún problema con la alimentación, además de al pediatra, acude al grupo de lactancia más cercano.

email

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en Lactancia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Cuando el pediatra se carga tu lactancia

  1. María dijo:

    Por mucho que sepa la matrona, por muy bien que aconseje… muchas veces tiene poco que hacer en contra de la opinión del pediatra.

    • Es cuando vale más tu instinto maternal que la opinión del pediatra. ¿Por qué hacerle casi a alguien que con tantos estudios nunca jamás será mamá y nunca amamantará si tu organismo te dice hacer totalmente otra cosa? Por inseguridad.

  2. Dinalba dijo:

    Genial entrada!!! Felicitaciones!!

  3. laura dijo:

    Un día mi marido me dijo que se había encontrado con una amiga (38 años) que le contó que había empezado a darle biberón a su hija de sólo dos meses “no por la cantidad, que sí tengo, sino por la calidad”. Ufffff, pero ¿de dónde había sacado eso? Estoy casi segura que fue algún pediatra quien se lo tuvo que decir, me pareció tal disparate… y una pena (o una suerte para ella porque pudo evitar mi pequeño “discurso”) que no me lo dijera a mí directamente.

  4. Bearalma dijo:

    Hola, me gustaria dar mi punto de vista respecto al recorte del informe del pediatra. Yo soy fiel defensora de la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y por supuesto no soy pediatra, pero, como con todo en la vida hay que tener un punto de vista critico cuando recibimos una informacion y no siempre las cosas son lo que parecen. Puede ser que ese niño al que se le prescribió leche de formula haya sido indicada para un niño prematuro al que hay que prevenir que la anemia fisiologica del recién nacido se convierta en anemia grave y esto se hace por medio de leche rica en acidos grasos poliinsaturados, ademas de con suplementos de hierro y vitamina E. Lo malo seria no prevenir las enfermedades y encontrarnos con un problema que se podria haber evitado.

    • Marina dijo:

      Gracias por tu comentario. Era un niño sano, nacido a término, a las 24 horas del alta.
      Igualmente lo mejor para los prematuros sigue siendo la leche materna, y sólo se deben suplementar tras análisis por sospecha de una deficiencia, no “por si acaso”
      Además la recomendación de que mame 10 minutos cada cuatro horas no se sostiene en ningún caso

    • marina dijo:

      por supuesto que habrá excepciones, pero fíjate que sospechosamente la indicación de dar la teta un máximo de diez minutos está impresa en el folleto…

    • Raquel dijo:

      Y si fuera prematuro más razón de peso para darle sólo leche materna..infórmate porque precisamente para eso existen los bancos de leche, para bebes prematuros que por inmadurez de su sistema digestivo les cuesta mucho digerir la leche artificial…

  5. Yolanda Bonal dijo:

    Por favor, basta de atacar de forma demagógica¡¡,yo soy pediatra desde hace 16 años. Hice con mucho esfuerzo una carrera de Medicina, un examen MIR muy selectivo y realice la residencia aquí en Andalucía. En las altas de recién nacido mi jefe de servicio un excelente profesional ya fallecido no nos permitía poner referencia alguna de leche artificial, pero en la planta de Obstetricia, las enfermeras daban bibi a diestro y siniestro, y se reían de nosotros los pediatras modernos por recomendar la lactancia materna exclusiva. Ah y las matronas no aparecían por planta salvó una visita. Eso gracias a todos va cambiando. Cuando termine hicimos una rotación en Centro de Salud y mi tutora pediatra nos enseño la realidad: la presión de las abuelas, padres impacientes, madres agobiadas … Y como nosotros les podíamos ayudar con apoyo incondicional de nuestras matronas y asesoras de lactancia. En estos 16 años hemos conseguido imponer el Código de Sucedaneos y ya hay muchos centros de salud IHAN, pero aún hace falta mucho apoyo, también al pediatra que promociona la lactancia materna y denunciar a los que no lo hagan pero también concienciar a las madres y a la familia. Ánimo a todos

    • Marina dijo:

      Gracias por el.comentario.
      Me alegro muchísimo de que seas una de muchas excelentes pediatras que sea involucran con la lactancia y que trabajan mano a mano con matronas y asesoras para ayudar a aquellas madres que desean superar los ostaculos de sus lactancias. Te agradezco tu posición y también a todos tus compañeros que la comparten.
      Sólo digo que esa una pena que no seáis mayoría. Por desgracia son muchísimos los mensajes que recibo tanto en el día a día, como por mail o teléfono de madres a las que el pediatra les ha dado pautas como a que hay de ejemplo en el artículo. Espero que, como dices, con el trabajo de todos cada vez sean más los centros IHAN y estas cosas se dejen en el pasado

    • marina. dijo:

      tenés razón Yolanda, la familia (sobre todo las mujeres con sus experiencias) son una influencia nefasta…
      cuando tuve a mis hijos, mi mamá no paraba de contar cómo cuando yo nací las enfermeras de la “neursery” me tuvieron que dar mamadera porque yo no paraba de llorar porque era muy angurrienta, y a ella se lo habían contado como una picardía, incluso le dijeron que el pediatra no tenía que enterarse… (tema aparte mi madre quejándose de que no haya neursery en las clínicas, diciendo que lo hacen para ahorrar dinero…)
      como tuve a mis hijos por cesárea, mi suegra no paraba de decir que por esa razón a ella a los tres meses se le había cortado la leche de la noche a la mañana. y que por supuesto a mi me iba a pasar lo mismo, seguro!

      por suerte para mis hijos y para mi, soy muuuuy testaruda, y nada ni nadie me impidió amamantar todo el tiempo que quisimos! y lo disfruté tanto!

      gracias por ser una pediatra moderna!! suerte en tu labor, y todas las madres amamantadoras tenemos que seguir pregonando la lactancia materna aunque nuestros hijos ya tengan pelos en las patas!

  6. Laura dijo:

    Una entrada muy certera! Solo quisiera comentar que he tenido a mis dos hijos en la clínica Bofill de Girona que mencionas (hace 3 años la primera y hace sólo dos meses al peque de la casa) y el caso que comentas debió de tener muy mala suerte porque a mi con la niña, enfermeras y comadronas, me ayudaron a que se enganchara correctamente y a colocármela y con el peque vinieron varias veces a ofrecerme su ayuda, en ningún caso me dieron esos consejos y tampoco me ofrecieron leche de fórmula para complementar las tomas… A la nena le di el pecho hasta los 26 meses y al nene le daré hasta que él quiera. Hay que creer en una misma, tener ganas de sacar adelante la lactancia, ser algo testaruda y, por encima de todo, hacer oídos sordos a cualquier comentario!! Suerte a todas!!!

  7. Ivana dijo:

    hola, mi nombre es Ivana y te quiero contar lo que ami me pasa. soy mamá de Dante, un bebe d solo 3 semanas de nacido. ni bien nacio los medicos lo tuvieron en observacion por un problemita respiratorio y por eso me lo dieron recien a las 4 horas despues de haber nacido, lo cual dificulto el amamantamiento en su primer hora de vida. yo hasta ese momento pense que iba a ser capas de darle de comer como cualquier madre… pero minutos despues me di cuenta que no. en la clinica en la que tuve a mi bebe no hay especialistas en lactancia solo enfermeras de neonatologia que viene a revisar al bebe y controlar que lo estes alimentando corrctamente. ni bien lo trajeron el estaba felizmente en su cunita chuoandose la mano, la enfermera lo agarro y me lo dio para que lo alimente recordemos que a todo esto ya habian pasado 4 horas del parto) yo lo agarro con toda la confianza y lo pongo al pecho. la enfermera me corrige y me pregunta si me salia calostro yo le dije que no. entonces fue cuando sin previo aviso me apreta la punta del pezon tan fuerte que pense que me lo iba a arrancar, tregandome el dolor vi que silo una gotita ahi puso de nuevo a mi bebe que no lograba engancharse por que mi pezon no estaba formado. me lo volvio a apretar y a estirar y yo queria llorar pero torpemente logro “engancharse” yo rogando que n vuelvan a tocarme me quedeamamantando a mi hijo. unas horas despues vino otra enfermera y lo mismo y asi tres enfermeras distintas lastimandome el pezon y acobardandome al alimentar a mi hijo. al otro dia llego la neonatologa a pezarlo y a controlarlo me preguntaron si mamaba bien y cosas normales. hasta que se le ocurrio ver mi pezon y dijo lo mismo que otras “no esta formado” entonces tomo una jeringa y ZAS!! me tironeo el pezon y ahi si que llore, no pude tragarme el dolor. la medica me dijo que me acostumbre por que amamantar duele mucho y la enfermera que estaba con ella asentia. secando mis lagrimas y ver el calostro desperdiciado en la jeringa le dije que si y que con eso iba a darle forma al pezon y que me iba a aguantar el dolor por que quiero darle lo mejor a mi hijo. se fueron y grcias a dios no las volvi a ver pero la jeringa fue mi peor verdugo pero me ayudo a tratar de darle forma al pezon. a los dos dias nos dieron el alta y nos fuimos muy felices a casa. me costaba mucho darle de comer por que no se agarraba pero calostro me salia y se lo daba como podia. paso el fin de semana y mi bebe cambio de color, se pus amarillo y los labios blancos de resecos, pensamos que era normal y ns quedamos tranquilos el lunes tenia control. y ahi fuimos, estaba deshidratado y tenia muy lata la bilirubina y bajo mucho de peso. yo no podia parar de culparme por que no supe darle de comer. quedo internado y ahi le dieron leche como complemento. yo solo podia ir horario de vicitas ya que al ser terapia inteciba no podiamos entrar mucho. y yo seguia sin saber darle d comer. cuando entro a darle el pecho viene una enfermera y me ayuda a darle el pecho. nunca le habia metido tanto checho como ese dia y ahi comense a sentir dolor.la enfermera me dijo que ahi se habia agarrado muy bien pero yo me torcia del dolor pero no me importo yo queria que mi bbe se alimente. ella me dijo que si que tiene que doler que no queda otra y nuevamente asenti. el tema esuqe con los dias de internacion el poco descanso y el tner a mi bebe lejos me impedia producir leche entonces el sigui con su complemento. hoy esta mas que bien mi gordo aumenta muy bien de peso y todo pero sigue con 50ml de leche despues de cada teta. ahora el problema es y siempre lo fue es que nunca seso ese dolor.. siempre que le doy de amamantar me duele el pezon. no veo ninguna grieta solo la puntita del pezon siempre tiene como una pielsita blanca que muchas veces tiene sangre y me duele. el casi no me puede tocar. hay otras pocas veces que no me duele amamantar solo duele cuando se angancha pero despues no pero esas veces son contadas. tuve una consulta con una puericultora me vio y me dijo que un problema de enganche y succion no es… y que tengo poca tolerancia al dolor justo ese dia no tuve dolor al amamntartar pero despues la pesadilla volvio. hay dias en que lloro mientras le doy y cuento los minutos para sacarle la teta. y muchas otras me hago la distraida. ya que por orden del medico el toma complemento yo tengo que aumentar la teta para asi sacar la leche y que sea eclusiva mi leche.. pero con estos dolores no puedo me cuesta muchisimo. despues de como me apretaron en la clinica quede muy sebsible al dolor de los pechos y no se si es solamente eso o tabien hay otro problema. quisiera poder darle todo el pecho que el quiera y disfrutar de ese momento pero no puedo.

Deja un comentario